Comentarios desactivados

Una primavera corta en lluvias merma el rendimiento del trigo

Recolección de trigo en una finca de la provincia

Recolección de trigo en una finca de la provincia

Una primavera corta en lluvias mermará el rendimiento del trigo en Córdoba, según ha adelantado la organización agraria COAG justo en el inicio de la recolección. La cosecha será menor de lo inicialmente esperado, y por debajo de una campaña media. “El motivo es que la primavera ha sido corta de lluvias en las campiñas de Córdoba y Sevilla, principales zonas productoras de Andalucía”, sentenciaron desde la organización agraria. Tras un otoño e invierno con precipitaciones acumuladas de unos 500 litros hasta marzo (como en una campaña normal), las lluvias primaverales no han respondido a las expectativas, con poco más de 20 litros en el mes de abril, caídos de manera regular pero en cantidad insuficiente, y además se han alternado con vientos de levante que tienen un efecto secante.

Hay que tener en cuenta que la siembra se produjo de forma escalonada, debido a las precipitaciones del mes de noviembre, con diferencias de hasta un mes en una misma explotación. Por ello, los trigos más tardíos (los que se sembraron después) se están viendo especialmente afectados por las altas temperaturas provocadas por la ola de calor que afecta a Córdoba desde mediados de abril.

Por todo ello, esta organización agraria confirma que los rendimientos medios en el trigo duro estarán por debajo de los 3.000 kilos por hectárea, ligeramente inferiores a los de la campaña pasada, y en torno a los 3.500 kilos por hectárea en los blandos, un rendimiento mucho menor a la media del año pasado en el que se alcanzaron 5.000 kilos por hectárea.

No obstante, el responsable de herbáceos de COAG Andalucía, Ramón García, explicó que, aunque los rendimientos no van a ser tan elevados como los deseados, el trigo será de una excelente calidad. García también recordó que los agricultores siguen soportando unos costes de producción cada vez más elevados, como el coste de la semilla certificada, de los fertilizantes de cobertera y sementera y los tratamientos herbicidas y fungidas.

Desde Asaja y por boca de su presidente nacional, Pedro Barato, se aseguró hace unos días al respecto que los agricultores están “muy preocupados” por los efectos que esta ola de calor va a tener sobre sus cosechas. Sin poder adelantar detalles económicos, dijo que los primeros datos que han recogido del campo ponen de manifiesto que las altas temperaturas de estos días, en los que se ha llegado a superar los 38 y 40 grados centígrados, han afectado a las cosechas de cebada, avena y trigo que se encontraban en el momento de la grana. En este sentido, coincidió con la organización agraria COAG en que el calor va a provocar “mermas muy importantes”, que la próxima semana serán valoradas económicamente por Asaja.

Córdoba es la segunda provincia en volumen de trigo recogido, tras Sevilla. Traducido en datos, la campaña pasada Sevilla alcanzó las 603.637 toneladas (344.942 de trigo blando y 258.695 de trigo duro), cerca del 50% del total de la región. Le siguió Córdoba, con 278.280 toneladas; Cádiz, con 215.317 toneladas; Huelva, con 50.559; y Málaga, con 43.595 toneladas; en sexto lugar se encuentra Granada, donde se han obtenido 18.662 toneladas; en séptima posición, Jaén, con 17.730; y Almería, donde la falta de precipitaciones ha incidido especialmente en este cultivo, ascendiendo el total de trigo cosechado a 541 toneladas.

Hace algunas semanas, el delegado provincial de la Consejería de Agricultura en Córdoba, Francisco Zurera, recordó que “existen 150 mil hectáreas de superficie cultivada de cereales en Córdoba y la producción final de cereales y oleaginosas es de 120 millones de euros”. De ellas, aproximadamente 33.000 hectáreas son de trigo blando y unas 154.000 de trigo duro.

La pasada campaña sucedió algo similar. Se esperaba un muy buen año de producción por parte del sector y, debido a las temperaturas veraniegas que se alcanzaron durante más de dos semanas de mayo, que no permitieron el remate del grano en la espiga, hubo pérdidas medias de unos 1.000 kilos por hectárea.

Archivado en: Agricultura

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum