Comentarios desactivados

Los cítricos cierran otra campaña con precios ruinosos

citricosLa campaña 2014-2015 de cítricos en la Vega del Guadalquivir “desgraciadamente se ha vuelto a ver marcada, como ya en ocurrió en las últimas campañas, por las bajas cotizaciones”, que sitúan al sector por debajo de la rentabilidad, según detallaron desde Asaja Córdoba en un balance de la temporada realizado tras participar en la Lonja de Cítricos de la Cámara de Comercio, “cuya actividad ha concluido debido a la escasez de fruta y operaciones en el campo”. Durante esta última campaña “la fruta ha tenido calibres altos y calidad media. Además el año se ha visto afectado por el veto ruso y la entrada de fruta de Sudáfrica hasta el mes de diciembre”, relataron desde la organización agraria.

En lo que se refiere a la naranja para fresco, las cotizaciones medias de las variedades, según la Lonja de Cítricos de la Cámara de Comercio, se han situado en torno a los 0,13 euros por kilo para la variedad navelina y a los 0,16 euros por kilo para la variedad salustiana, y en las variedades tardías destacan la lanelate con una cotización media de 0,17 euros por kilo y la valencia late que se ha cotizado de media en torno a los 0,23 euros por kilo.
“Estos precios similares a los de campañas anteriores, demuestran que el sector productor de los cítricos en la provincia de Córdoba continúa sumido en una crisis estructural, derivada del hundimiento de los precios en origen situados muy por debajo de los costes de producción”, insisten desde Asaja Córdoba.

Diferentes estudios de cadena de valor de la Consejería de Agricultura, del Ministerio de Agricultura y del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) sitúan los costes de producción entre 0,15 y 0,20 euros por kilo, importes medios muy por encima a los que, en su caso, se están ofreciendo en origen al productor.

A ello hay que sumar la depreciación de la tierra de cultivo. La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural informó hace unas semanas de la evolución de los precios de la tierra en Córdoba, provincia en la que el mayor descenso se produjo en los cítricos para consumo fresco, con una caída del 6,8% respecto a 2013, mientras que en la labor de secano, la bajada fue del 6,5%. En el caso de los cítricos, la bajada del precio de la naranja ha influido también en la rentabilidad de estas fincas y, por tanto, en los precios de las transacciones de compra-venta. La única subida del precio de venta en la provincia se produjo en viñedo, un 0,4%. En total, el precio de la tierra en Córdoba cayó durante el año pasado un 2,7%, mientras que el coste medio en Andalucía aumentó un 1,4% en el mismo periodo.

Además, los últimos balances del Índice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos (IPOD) -que mensualmente elabora la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG)-, revelan que los productores hortofrutícolas deben de hacer verdaderos encajes de bolillos para que su actividad sea mínimamente rentable. Y es que, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), en 2014 el valor de la producción en el sector frutícola de desplomó un 13% por la significativa caída de precios provocada por el veto ruso, el colapso del mercado interno de la Unión Europea y la caída del consumo (estimada en un 6%). Tal y como relataron desde COAG al respecto, en términos de valor, el frutícola es el segundo sector en importancia de nuestra producción agraria, representando un 15,6% del total, sólo por detrás del sector hortícola (17,5%). Con todo ello, durante el primer trimestre del año el kilo de mandarinas, naranjas y limones multiplicaban respectivamente, como media, su precio por 9,30, un 9,85 y 8, percibiendo sus productores menor cuantía que hace un año.

Ese informe detallaba que en sólo unos años esos precios que recibe el productor de cítricos han caído una media de aproximadamente el 40%. Todo ello cuando el sector cordobés se encontraba inmerso en una campaña que desde la asociación citrícola Palmanaranja tildaron de “difícil” y que se estaba caracterizada por “la escasez de la demanda y por unos precios bajos, debido también a las condiciones climatológicas”. Otro aspecto que desde Palmanaranja consideraron que influía en la pésima marcha de la campaña es la entrada de productos procedentes de otras zonas productoras, especialmente de Sudáfrica y Egipto, “con precios bajos”.

A ello se unía que se estaban ofertando en los mercados naranjas al margen de las entidades comercializadoras legales, sin que se tuviera certeza de que cumplen las medidas de seguridad y calidad exigidas. Los representantes del sector destacaron también que el veto ruso fue otro factor que se sumó al descenso de la demanda.

Archivado en: Agricultura, Industrias agroalimentarias

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum