Comentarios desactivados

Los agricultores sortean la crisis con la diversificación de cultivos

Responsables del equipo de gobierno de la Diputación visitan un campo de pistachero en el Guadiato.

Responsables del equipo de gobierno de la Diputación visitan un campo de pistachero en el Guadiato.

La poca rentabilidad de las explotaciones, la necesidad de completar la renta anual para poder subsistir y el afán por innovar son razones más que suficientes para que muchos agricultores cordobeses hayan decidido probar, generalmente con éxito, nuevos cultivos o recuperar algunos ya casi olvidados. La idea del agricultor pasivo, que tan solo espera la subvención para salir adelante, es un estereotipo caduco y alejado de la realidad. Los productores están dispuestos a arriesgar para buscar alternativas, según explican desde Asaja Córdoba.

Un ejemplo llamativo es la reaparición del almendro en la mayoría de las comarcas de Córdoba, gracias a la ley de la oferta y la demanda que, en este caso, se ha cumplido a rajatabla. En los últimos años se ha disparado exponencialmente la demanda de frutos secos a nivel mundial, alentada por las bondades de la dieta mediterránea. Inviernos fríos y veranos calurosos, necesarios para que el cultivo salga a adelante, han hecho que se apueste fuertemente por la almendra.

Así, Nicolás Serrano, técnico del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de Córdoba, explicó que España tradicionalmente ha sido productora de frutos secos, pero que los almendros desaparecieron de Córdoba porque las variedades de entonces florecían pronto y las heladas les perjudicaban. Los nuevos tipos, con floraciones que se producen a lo largo del mes de marzo, están más protegidos del frío y garantizan buenas campañas. Si antes el almendro aparecía en zonas marginales de difícil mecanización, ahora reaparece en intensivo, mecanizado y a riego. La escalada de precios habla por si sola. Hasta hace dos años el kilo de pepita se pagaba a uno o dos euros y, a día de hoy, la cifra sube hasta los seis o siete euros.

Suerte parecida al almendro es la que corre el pistachero, que está siendo introducido por la Diputación, aunque su producción está aún menos extendida.

El problema principal con el que se encuentra este cultivo es que necesita, frente a otros frutos, mayor cantidad de horas de frío (muchas horas por debajo de siete grados centígrados) y esas condiciones climáticas tan solo se dan en la Subbética, tradicionalmente zona de olivos, o en el Guadiato, donde ya hay varias explotaciones desde hace algunos años.

La demanda del pistacho es similar a la de la almendra pero, al haber apenas 200 hectáreas en todo Córdoba, aumenta la necesidad de importación, en este caso de Irán y de Estados Unidos. Por eso, recalcan desde el Ifapa, “cualquier producción, por pequeña que sea, está vendida”. El precio, en cambio, es variable dependiendo de si el fruto se vende abierto o cerrado. El pistacho se abre de forma natural en el árbol, pero ocurre que, cuando llega el momento de la recolección, no todos lo han hecho. El agricultor recoge indiscriminadamente, sin tener en cuenta el estado del fruto. Un kilo de pistacho cerrado variedad kerman se vende a unos tres euros el kilo y el abierto y muy blanco hasta a seis euros el kilo.

Frente a estas explotaciones, existen otras más modestas pero no menos importantes que hacen de Córdoba una provincia pionera frente a las del resto de Andalucía. Así, en el Alto Guadiato, una empresa familiar cultiva desde hace más de una década setas grises, de cardo y champiñones en una nave de 500 metros cuadrados con una producción media de una veintena de toneladas al año que, en su mayoría, venden a la hostelería y a los particulares.

Otro ejemplo se da en Santaella donde, al calor de una multinacional francesa que procesa plantas aromáticas, han surgido de ocho años a esta parte cultivos hasta entonces novedosos. De esta forma, perejil, romero, cilantro o albahaca son algunas de las plantas que suponen un buen complemento a los cultivos tradicionales de la zona del cereal, el algodón o el olivo.

Archivado en: Agricultura, Desarrollo Rural, Industrias agroalimentarias

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum