Comentarios desactivados

Los agricultores piden el cierre de fronteras frente al ‘ébola’ del olivar

Detalle de un olivar seco tras ser infestado por la bacteria xylella fastidiosaLos olivareros siguen en alerta frente a la amenaza de la xylella fastidiosa, la bacteria que se ha convertido en una especie de ébola para el mundo vegetal. Están convencidos de que las medidas de protección que se están aplicando por parte de la Unión Europea (UE) para frenar su expansión son muy frágiles. Una de las organizaciones agrarias que abandera esa lucha contra la xylella fastidiosa en Córdoba es Asaja, que ha hecho suya esa demanda de defensa de los agricultores y exige al Gobierno español que imite al francés y tome medidas, “independientemente de las que Bruselas pudiera plantear cuando quizás sea tarde”. Asaja recuerda que el ministro de Agricultura de Francia, Stéphane Le Foll, ha cerrado fronteras a los países que no puedan demostrar que están libres de la bacteria asesina xylella fastidiosa. “Medidas además legalmente justificadas, ya que se permiten cuando el riesgo de la introducción, y las consecuencias económicas y medioambientales de ella, puedan ser muy graves”, anota la organización agraria, que insiste en que desde Asaja Córdoba se viene alertando a las distintas administraciones y a los agricultores de los estragos que está causando la bacteriaen los olivares italianos, y de los que puede causar en otros países mediterráneos. Por ello, ante el cierre de fronteras francés, la organización agraria cordobesa plantea a la Administración central “si Francia se juega más que España para adoptar una medida como esta”.

Para Asaja, el problema frente a esta amenaza es similar al que se vive con la mancha negra de los cítricos, “o sea, que a la Comisión Europea parece importarle poco la propagación de la bacteria xylella fastidiosa. Pero conviene recordar que sólo de olivar en Andalucía tenemos más de 1,5 millones de hectáreas en más de 300.000 explotaciones que generan aproximadamente 20 millones de jornales al año y supone la principal actividad económica de 350 municipios, nada más y nada menos. Todo ello sin considerar otros cultivos que podrían verse afectados, como los almendros, la viña o los cítricos”, puntualiza Asaja Córdoba.

Para la organización agraria cordobesa, en España hay dos opciones: hacer lo mismo que Francia y cerrar fronteras para disminuir la posibilidad de la entrada, o esperar de nuevo respuesta de la UE. “Desde Europa no se dejan de solicitar informes a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y Asaja Córdoba no entiende por qué se pidió un segundo informe con conclusiones igual de contundentes que el primero, y que viene a intensificar más el peligro que se corre, en este caso por la ratificación de la abundancia de especies de plantas huésped de la bacteria -hasta 312 por ahora-, pero el mismo informe dice que se ha de ir actualizando el listado según pasa el tiempo”, destaca.

En el último informe de la EFSA -fechado a finales de marzo- se indica que las importaciones vegetales a la UE, según datos consultados por los científicos, revelan que, según los flujos de comercio para 182 géneros de plantas huésped de la bacteria, más de 34 especies pertenecen a los géneros de los cuales se comercializan un millón de plantas anualmente. Además otras 61 especies pertenecen a géneros con flujos de comercio entre 100.000 y 1.000.000 de plantas, y 96 entre 10.000 y 100.000 plantas.

Asaja Córdoba recuerda asimismo que el año pasado ya denunció la entrada por Holanda de plantas de café con fines ornamentales infestadas, y que los flujos de comercio de estas plantas en Europa oscilan entre 1.000 y 10.000 por año. “La situación debería hacernos pensar a lo que nos enfrentamos; en Córcega recientemente se ha detectado la bacteria en olivos ornamentales en grandes superficies. En Italia hay 250.000 hectáreas bajo un cordón de protección y miles de olivos se están arrancando. A pesar de ello, ha llegado a la zona de Brindisi, saltando el cordón de seguridad que habían delimitado”, relatan desde la organización agraria. Además añaden que “mientras esto ocurre, en la Comisión no se plantean ningún tipo de ayuda para los agricultores italianos que están teniendo que arrancar las plantaciones, lo que no contribuye a que se tomen medidas en el Sur”. Para Asaja Córdoba, la inquietud de los agricultores es máxima, y hace plantearnos la necesidad de tomar medidas en España con carácter urgente. Por ello, ha solicitado a la consejera de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía que inste al Ministerio a que actúe igual que Francia, “porque aquí nos jugamos mucho”, sentencian.

Archivado en: Agricultura

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum