Comentarios desactivados

La producción de algodón cae en picado por el clima y una plaga

Un tractor circula por uno de los campos de algodón con los que cuenta la provincia.

Un tractor circula por uno de los campos de algodón con los que cuenta la provincia.

Una vez más, la discutible rentabilidad de un sector agroganadero salta a la palestra. En esta ocasión, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) Andalucía alerta de la viabilidad de un cultivo que, históricamente, tiene un marcado carácter social, el algodón. Con la campaña prácticamente terminada, el sector es consciente de que, como en otras ocasiones, necesita la ayuda de las administraciones para poder seguir adelante, y más cuando es el único cultivo que, a día de hoy, cuenta con ayudas asociadas a la producción.

Esta singularidad hace que, en caso de que el clima no acompañe o de que el cultivo sufra el ataque de una enfermedad o plaga, el productor vea como merman notablemente sus rendimientos medios. Exactamente, esto es lo que ha ocurrido en Córdoba, donde las 5.572 hectáreas de algodón situadas, en su mayoría, en el Valle del Guadalquivir y del Genil, se han visto afectadas por una adversa climatología y por un lepidóptero llamado earias insulana u oruga espinosa del algodón, que reducirá notablemente la producción hasta las 6.687 toneladas en bruto, frente a las 15.507 que se contabilizaron en 2012, según COAG, “ya que se han perdido los botones florales y ha disminuido el peso de los mismos”, como también alerta Asaja Córdoba.

Esta adversidad ha hecho que Asaja haya solicitado en reiteradas ocasiones que se reduzca excepcionalmente el requisito de rendimiento mínimo al cultivo para que el productor pueda recibir la ayuda específica para la campaña 2013-2014, recogida en la Orden de 21 de mayo de 2013, y que establece la obligatoriedad de producir 500 kilos por hectárea en secano y 1.000 kilos en regadío para poder beneficiarse de la subvención. Así, Asaja pidió al delegado provincial de Agricultura, Francisco Zurera, que se ajusten los rendimientos mínimos en las zonas afectadas, ya que, sin la ayuda específica al cultivo del algodón, “no se podrían sufragar ni mantener los gastos de producción”. Este sector supone en Córdoba unos 70.000 jornales, 800.000 en toda Andalucía, “a los que hay que sumar los que genera la industria y el entramado de empresas vinculadas”, indicó COAG.

Pero al margen de este problema, COAG pide que las distintas administraciones se comprometan a seguir manteniendo este cultivo que ha hecho en los últimos años un ingente esfuerzo económico en la modernización de los regadíos respondiendo, así, a las demandas de la UE. Además, tras la última reforma de 2009, con el Programa de Reestructuración del Algodón, se ha conseguido estabilizar el cultivo después de los tres cambios normativos desde que España entró en la Unión Europea, que llegaron a poner en peligro su permanencia.

Lo cierto es que, con la campaña prácticamente finalizada, Córdoba se encuentra con que produce algodón de alta calidad que no se ve recompensado en los mercados internacionales, y que, a corto plazo, la nueva PAC, a partir de 2015, mantendrá la ayuda específica, pero con una rebaja. Además, desaparecerá la ayuda a la calidad, aunque el sector espera encontrar alguna fórmula para compensar esta cantidad y que siga formando parte del pago básico a los agricultores. Según COAG, cuando desaparezca la ayuda a la calidad de la producción el sector verá seriamente comprometida su continuidad y más con la rebaja que aplica la nueva PAC, “ya que esta subvención supone un complemento de renta al agricultor”.

Así, COAG tiene claras las claves para que Andalucía pueda seguir como la única región productora en España, con un 99,7% de la superficie total cultivada; un algodón que se cultiva en cinco de las ocho provincias andaluzas, en más de 120 pueblos.

Una de esas claves es que las administraciones apuesten por el futuro del sector del algodón y por el mantenimiento del apoyo público ligado al cultivo para que siga teniendo un tratamiento diferenciado tras la nueva reforma de la PAC, por su carácter estratégico en la economía rural. Asimismo, COAG pide que se siga apoyando la renovación del Programa Agroambiental de producción integrada del algodón, el cultivo de variedades no transgénicas y una comercialización diferenciada de la fibra.

Además del cultivo en si, el programa europeo de 2009 también contempló una medida para financiar el desmantelamiento total y permanente de parte de las desmotadoras para adaptar la capacidad de desmotado a la producción esperada. A nivel nacional se incluyeron en el plan 26 industrias desmotadoras, 19 en Andalucía, de las que quedan siete operativas.

Archivado en: Agricultura, Desarrollo Rural, Política Agraria

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum