Comentarios desactivados

La nueva PAC dispara la siembra de leguminosas en Córdoba

Un agricultor muestra unas plantas de guisantes

Un agricultor muestra unas plantas de guisantes

Corren buenos tiempos en Córdoba para las leguminosas. La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba informó hace unos días de que en la provincia se ha registrado un aumento de ese tipo de cultivo en grano durante este año “debido a la nueva Política Agraria Común (PAC) y los compromisos exigidos por el Pago Verde en cuanto al cumplimiento de diversificación de cultivos y la Superficie de Interés Ecológico”.

Por ejemplo, las habas han tenido un repunte importante en comparación con la campaña pasada, ya que en 2015 se han sembrado en Córdoba en torno a las 7.700 hectáreas, lo que supone un aumento de más del 45% en comparación con la campaña de 2014, cuando se sembraron 3.909 hectáreas y con unos rendimientos alrededor de 1.000 kilos por hectárea.

Igualmente, los garbanzos y guisantes han experimentado una subida en comparación con la campaña pasada, cultivándose en la provincia 2.663 hectáreas de garbanzo y 3.650 hectáreas de guisantes, lo que supone un incremento del 8,6% y del 51%, respectivamente.

Sin embargo, según apunta la organización agraria, la veza, yeros y altramuces dulces han bajado la superficie de siembra, ·disminuyendo la veza a 416 hectáreas en relación a las 500 de 2014; los yeros han supuesto 58 hectáreas frente a las 142 del año anterior, y el altramuz dulce abarca 60 en comparación a las 68 de 2014″.

Este buena noticia para este tipo de cultivo en Córdoba llega después de muchos años en los que los agricultores ni siquiera lo tuvieron en cuenta, tal y como quedó constancia de ello durante la presentación de resultados de la Red de Ensayos de Cultivos Herbáceos Extensivos de Andalucía realizada en Asaja Córdoba junto al Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de Córdoba. Concretamente, en este encuentro, el técnico del Ifapa Las Torres Francisco Perea destacó la disminución del cultivo de las leguminosas en España desde la década de los 60. El origen se centra en la oscilación de la Política Común Europea y su variabilidad de apoyo a este cultivo, los rendimientos inestables, la falta de materias activas para control de malas hierbas y la importación de soja y maíz de otros países.

Perea destacó que se esperaba un aumento mayor este año con una nueva ayuda que existe por los beneficios medioambientales que reportan las siembras leguminosas, “pero sin embargo, aunque ha subido, no se ha sembrado lo esperado, posiblemente por la falta de material disponible”, puntualizó.

También habló sobre cultivos, Josefina Sillero, del Ifapa Alameda del Obispo, quien basó su ponencia en los ensayos de trigo y destacó que los principales factores que les han perjudicado han sido la sequía y las altas temperaturas de mayo que provocaron que los trigos no se desarrollaran normalmente.

En lo que se refiere a trigos blandos se ensayaron en Córdoba ocho variedades y en el resto de Andalucía hasta 41 trigos. En trigos duros, se ensayaron 17 variedades y destacó que, igual que en lo blandos, la poca lluvia en primavera marcó las producciones y los agricultores tendrán que estar pendientes con los ataques de la roya amarilla en los siguientes años.

Todo ello en una campaña en la que como ya anunció el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, en lo que respecta al trigo, se ha sufrido un daño considerable como consecuencia de la sequía y las altas temperaturas de primavera. El máximo responsable de la organización agraria destacó que el trigo duro acabaría en torno a los 3.000 kilos por hectárea y el trigo blando, menos afectado por las inclemencias meteorológicas, en torno a los 3.500. Además de al trigo, la sequía y las altas temperaturas registradas este año en Córdoba afectó a otros cultivos, como el olivar o el girasol. La producción de este último cultivo resultó ser la más baja en más de una década, con rendimientos medios de 700 kilos por hectárea, una cifra muy inferior a la de otros años; y con precios de 365 euros por tonelada, mientras que los costes de producción según estudio de la Junta se sitúan en 487 euros por hectárea.

Archivado en: Agricultura

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum