Comentarios desactivados

La Junta asesora sobre la cría y producción de caracol burgao

Ejemplar de caracol burgao

Ejemplar de caracol burgao

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, a través del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa), presta asesoramiento y soporte técnico a los productores agrarios andaluces para que complementen su renta mediante la cría y producción de caracol “gordo” o “burgao”, (Helix Aspersa Müller), especie autóctona de España muy empeada para procesos alimentarios.

La cría de caracoles, denominada helicicultura, “se revela como una alternativa viable a las ganaderías tradicionales en los trabajos que se vienen desarrollando desde la Granja Experimental con la que cuenta el Ifapa en su centro de Hinojosa del Duque y una serie de explotaciones colaboradoras en diferentes provincias andaluzas”, explicó Agricultura.

La planta piloto de helicicultura del Ifapa surge en el año 2000 como respuesta institucional que da soporte al enorme interés suscitado por la cría de caracoles, de la cual actualmente existe en Andalucía una gran demanda en asesoramiento y formación. Así, en los últimos tres años se han impartido un total de 18 cursos de helicicultura y se ha prestado asistencia técnica y asesoramiento a 320 productores. En la actualidad, el número de explotaciones legalmente registradas en Andalucía que se dedican a esta práctica asciende a 56.

La instalaciones de la Granja Experimenta de Helicicultura de Hinojosa del Duque consisten en una nave de 200 metros cuadrados para realizar la reproducción controlada de los caracoles y de 800 metros cuadrados de parques exteriores. Desde estas dependencias se presta soporte a actividades de formación, experimentación, asesoramiento y transferencia de tecnología. Actualmente, produce más de 80.000 alevines de caracol  Helix Aspersa, que se utilizan en los ensayos de  campo y actividades formativas realizadas por el Centro Ifapa.

Otra clara muestra de la satisfactoria acogida con la que cuenta la helicicultura en esta comunidad autónoma se evidencia en el nacimiento de iniciativas empresariales, como es el caso de la constitución, bajo la guía y orientación de la Consejería, de una cooperativa de productores de caracoles, S.C.A. Espemón, y de otras en proceso de legalización. La cooperativa Espemón tiene como principal objetivo la unión de los helicicultores para hacer fuerza y consolidar este sector emergente de forma estructurada y práctica desde el terreno, buscando el bien de los productores. Su ubicación en Montilla no es arbitraria, ya que al contar con una ubicación geográfica más o menos céntrica le permite una distribución más eficaz y rápida a otras zonas del territorio andaluz. Esta empresa aglutina un total de quince socios fundadores, entre ellos un grupo de mujeres.

Según la Junta de Andalucía, entre los motivos principales que justifican el desarrollo de la helicicultura destacan el hecho de que se trate de una actividad de gran potencial socioeconómico y la necesidad de ofrecer al consumidor un producto de calidad y con una seguridad alimentaria ante la alarmante situación de algunas poblaciones naturales de caracoles y los problemas sanitarios asociados a la importación de ejemplares de terceros países.

En esa línea, desde la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural “se está trabajando para regular la cría y producción de caracol en Andalucía como producto de alta calidad, que propicia una alternativa social y económicamente viable para agricultores y ganaderos, a través de la elaboración de una Norma Técnica para la producción de caracol ecológico, iniciativa que responde a la demanda del sector, interesado en obtener un producto diferenciado y más competitivo, que aumente su precio de venta con respecto al convencional”.

Las explotaciones dedicadas a la cría y producción de caracoles se caracterizan por contar con bajos requerimientos de espacio, energía y mano de obra y por su escaso impacto ambiental. Estas ventajas facilitan su instalación y permiten a sus productores obtener unos ingresos complementarios o, incluso, principales, mediante el desarrollo de una actividad de producción de alimentos de calidad en un mercado creciente.

Archivado en: Agricultura, Desarrollo Rural, gastronomía, Industrias agroalimentarias

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum