Comentarios desactivados

La campaña de la navelina cierra con los precios por los suelos

Un productor observa el calibre de una naranja en una de las fincas de cítricos con las que cuenta la Vega del Guadalquivir.

Un productor observa el calibre de una naranja en una de las fincas de cítricos con las que cuenta la Vega del Guadalquivir.

La campaña de la naranja navelina, la variedad que se consume principalmente en mesa, ha finalizado estos días y el balance general resulta ciertamente negativo, ya que el poco calibre de la fruta ha hecho muy difícil defender los precios en los mercados. Todo ello después de que la producción citrícola se haya visto afectada por las altas temperaturas y la escasez de lluvias hasta bien entrado el otoño y, tal y como vaticinaron los productores al inicio de la temporada, la naranja no haya podido alcanzar el tamaño que demanda actualmente el consumidor.

Esta circunstancia se da, curiosamente, en un año en el que la producción en la provincia de Córdoba ha sido un 10% mayor respecto a la campaña anterior y la calidad del fruto ha sido también superior, pero, al no acompañar el calibre ni una demanda fuerte de naranjas porque no hacía el suficiente frío como para aumentar la ingesta de vitamina C, los agricultores lo han pasado “realmente mal”, según explican desde la asociación citrícola Palmanaranja.

“En cambio, la poca naranja que sí ha conseguido el calibre deseado ha cotizado mejor que en anteriores campañas, pero esto tan solo representa el 20% de la producción de la provincia”, indican las mismas fuentes de Palmanaranja.

También se han pronunciado al respecto desde Asaja Córdoba, organización agraria que ha confirmado que “los precios que se han pagado en el mercado por la naranja de mesa han sido realmente bajos, en una media de 0,17 euros por kilo en árbol, cuando el último estudio realizado por la Junta de Andalucía hace tres años sobre costes de producción lo sitúa en 0,15 euros, a lo que hay que sumar la evolución de costes en este tiempo tales como la factura de la luz, los fertilizantes o el transporte”.

Por este motivo, desde Asaja Córdoba califican esta última campaña de navelinas como “ruinosa” para el productor y temen que con las salustianas ocurra más o menos lo mismo, aunque, por el contrario, sí prevén una buena campaña para las variedades tardías, puesto que ya se observan movimientos favorables en los mercados.

Desde Asaja animan a trabajar para potenciar la variedad de naranja salustiana, ya que la comarca del Valle del Guadalquivir es la única productora a nivel mundial de este tipo. Supone un 50% de toda la producción de la zona y es válida para fresco y para industria.

Archivado en: Agricultura, Desarrollo Rural, Industrias agroalimentarias, precios

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum