Comentarios desactivados

La agroganadería dice que la reforma fiscal ignora sus intereses

Primer plano de unos ejemplares de cerdo ibérico

Primer plano de unos ejemplares de cerdo ibérico

El Gobierno central acaba de presentar su anteproyecto de reforma fiscal insistiendo en que con ella se pretende “impulsar el crecimiento económico, la creación de empleo y la mejora de la competitividad de las empresas, favoreciendo el ahorro y la inversión”, objetivo con lo que el mundo agroganadero no cree que sea así. Desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) defienden que los agricultores se verán además beneficiados por la rebaja general establecida en los tipos de gravamen del IRPF. “La rebaja media de los tipos será del 12,5% para todos los contribuyentes, mientras que el 72% de los declarantes, con rentas inferiores de 24.000 euros, se beneficiarán de una rebaja media del 23,5%”, informan. Además, explican que la reforma fiscal mantiene el régimen de estimación objetiva, o de módulos, de las actividades agrícolas, ganaderas y forestales; que el nuevo Impuesto sobre Sociedades incorpora asimismo una bajada de tributación y medidas para fomentar la competitividad de las empresas, y simplificación de las deducciones; y que en relación con el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), “la propuesta de reforma no significa ningún cambio sustancial para el sector agroalimentario, puesto que se mantienen los tipos impositivos vigentes”.

No obstante, tras estudiar el texto, Asaja Córdoba ha manifestado su absoluto desacuerdo con algunas de esas medidas propuestas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, “que ponen en evidencia el desconocimiento del sector y un retroceso respecto al tratamiento en reformas anteriores”, según la organización agraria. Asaja Córdoba defiende que entre los mayores despropósitos de este anteproyecto de ley destaca la reducción de los umbrales máximos de cifra de negocio -de 300.000 a 200.000 euros- y de compras -de 300.000 a 150.000 euros-, que no debe exceder un agricultor para poder tributar por el Régimen de Estimación Objetiva por Módulos. “La medida olvida el compromiso de los ministerios de Agricultura y Hacienda de no modificar el sistema de módulos en la agricultura”, reiteran desde la organización agraria.

El método de Estimación Objetiva por Módulos constituyó la gran novedad fiscal del año 1995, por tratarse de un sistema sencillo y fácilmente comprensible. Las consecuencias que prevé Asaja Córdoba para las empresas que se vean afectadas por esta medida son claras: “un aumento de la burocracia y las obligaciones contables, así como una disminución de su rentabilidad”.

A la vista de este estudio, Asaja Córdoba reclama “un paso atrás al Gobierno para evitar efectos indeseables que, contra los objetivos que dice perseguir, podrían llevar a una destrucción de empleo y a reducir la rentabilidad en un sector ya suficientemente afectado por otros factores como los costes de insumos elevadísimos frente a precios de venta de la producción por los suelos, las inclemencias meteorológicas o las competencias desleales”.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) también ha sido muy crítica con esta reforma fiscal que vigila desde hace ya meses. De hecho, UPA ya pidió al Gobierno que hiciera “caso omiso” de las propuestas pedidas por el Ejecutivo a expertos en fiscalidad en lo que afecta a la agricultura y la ganadería, “ya que el sector primario sufriría una carga de impuestos inasumible en una situación de crisis del sector”. UPA denunció, por ejemplo entonces, la eliminación de los módulos del IRPF para autónomos que facturan a empresas que proponían los expertos, sistema al que se acogen el 90% de los profesionales del sector. “Supondría una carga burocrática y de papeleo muy difícil de gestionar por la gran mayoría de las explotaciones”, relataron desde esa organización, para añadir que esta medida “no mejoraría la tributación por ser el agrario un sector perfectamente conocido”.

Mientras, desde COAG han insistido en que con esta reforma fiscal, “el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pretende cargarse el sistema de módulos para llevarse el dinero del campo”, según sentenció el secretario provincial de COAG Almería, Andrés Góngora. Desde COAG recalcan que son muchísimos los agricultores y ganaderos que tributan en el sistema de módulos, “ya que es el único al que se le puede aplicar deducciones fiscales en caso de siniestros o pérdidas en cultivo, estructura crisis de precios y, sin embargo, aquéllos que están el sistema de directa no pueden acogerse a estas medidas”.

 

Archivado en: Agricultura, Ganadería

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum