Comentarios desactivados

El valor de la producción frutícola cae un 13% por el veto ruso y el atasco del mercado

Un almacén de manipulación de cítricos en la zona de Palma del Río

Un almacén de manipulación de cítricos en la zona de Palma del Río

El último Índice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos (IPOD) -que mensualmente elabora la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG)-, el correspondiente a enero de este año, revela que los productores hortofrutícolas deben de hacer verdaderos encajes de bolillos para que su actividad sea mínimamente rentable. El documento, que refleja que el producto que más se encarece desde el campo a la mesa es la patata -por la que el agricultor sólo cobra 0,04 euros por kilo, mientras el consumidor paga por ese kilo 0,62 euros; o lo que es lo mismo su precio se multiplica por 15,50-, constata también que el kilo de manzana, por ejemplo, se paga al agricultor 15 céntimos más barato que hace un año y que ese kilo multiplica su precio por ocho del campo a la mesa cuando en enero de 2014 lo hacía por cinco.

Y es que, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), en 2014 el valor de la producción en el sector frutícola de desplomó un 13% por la significativa caída de precios provocada por el veto ruso, el colapso del mercado interno de la Unión Europea y la caída del consumo (estimada en un 6%). Tal y como relatan desde COAG, en términos de valor, el frutícola es el segundo sector en importancia de nuestra producción agraria, representando un 15,6% del total, sólo por detrás del hortícola (17,5%). “En estos momentos, peras y manzanas se están liquidando al agricultor entre 0,14 y 0,18 euros por kilo, frente a los 0,20 y 0,25 euros por kilo que cuesta producirlas. A esta situación hay que sumar el incremento de los costes de producción y la falta de medidas efectivas de regulación de mercado, tal y como han evidenciado los desajustes provocados a nivel interno por el veto ruso”, sentencia la organización agraria.

Otros productos de la huerta cordobesa que en el IPOD de enero aparecen destacados por el importante incremento de precio entre origen y destino son los cítricos. El kilo de mandarinas, naranjas y limones multiplican respectivamente su precio por 9,30, un 9,85 y 8, percibiendo sus productores menor cuantía que hace un año. Ese informe detalla que en sólo unos años esos precios que recibe el productor de cítricos han caído una media de aproximadamente el 40% -el de mandarinas percibe en estos momentos 20 céntimos; el de naranjas, 13; y el de limones, 21-. Todo ello cuando el sector cordobés se encuentra inmerso en una campaña que desde la asociación citrícola Palmanaranja tildan de “difícil” y que se seguirá caracterizando por “la escasez de la demanda y por unos precios bajos, debido también a las condiciones climatológicas”. Otro aspecto que desde Palmanaranja consideran que influye en la pésima marcha de la campaña es la entrada de productos procedentes de otras zonas productoras, especialmente de Sudáfrica y Egipto, “con precios bajos”. A ello se une que e están ofertando en los mercados naranjas al margen de las entidades comercializadoras legales, sin que se tenga certeza que cumplen las medidas de seguridad y calidad exigidas. Los representantes del sector han destacado también que el veto ruso ha sido otro factor que se ha sumado al descenso de la demanda.

Sobre la situación de los cítricos también ha hablado el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, quien ha insistido en que lo que se le paga al agricultor “no llega ni a cubrir los gastos mínimos de producción”. Esos precios “demuestra que el sector productor está sumido en una crisis estructural, derivada del hundimiento de los precios en origen situados muy por debajo de los costes de producción”, ha señalado.

Ante este panorama del sector frutícola, COAG ha pedido por carta a la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, medidas urgentes para mitigar el impacto del veto ruso en la rentabilidad de las explotaciones, así como que se evite la especulación en la cadena de valor alimentaria.

Archivado en: Agricultura, Industrias agroalimentarias

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum