Comentarios desactivados

El relevo generacional en la agricultura sigue pendiente

Recogida de la naranja en la Vega del Guadalquivir cordobesa.

Recogida de la naranja en la Vega del Guadalquivir cordobesa.

“El hijo de un agricultor ve las penurias que pasa su padre y no quiere campo”, cuenta Francisco González, un productor de naranjas del Valle del Guadalquivir. Esta frase, dicha aparentemente como si tal cosa, resume la esencia de lo que está ocurriendo en el campo cordobés y, por extensión, en el andaluz.

Los jóvenes representan una pequeña parte los agricultores y ganaderos y aunque hay voluntad manifiesta de que muchos quieran iniciar su actividad en el sector, no pueden porque encuentran muchas dificultades para ello.

La alta tasa de paro juvenil hace que muchos jóvenes se hayan planteado seriamente iniciar su actividad laboral en el campo, alentados, además, por la falta de alternativas en las zonas rurales y el potencial de crecimiento del sector agroalimentario español.

De hecho, “se está dando una situación sin precedentes en el sector: en el periodo 2012-2013 las solicitudes de incorporación de jóvenes al sector agrario se han incrementado un 79%”, explican desde la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Andalucía.

Pero entonces surge la pregunta, ¿por qué hay pocos jóvenes en el campo si realmente hay tanta demanda? Los datos actuales dan que pensar. Según COAG Andalucía, en la provincia de Córdoba tan solo el 5,8% de las explotaciones está en manos de agricultores menores de 35 años.

El 55% las llevan mayores de 55 y el 38% de las mismas las dirigen personas de más de 65 años. La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba explica que la falta de jóvenes en el medio rural se debe a que ninguna Administración ha hecho una apuesta firme y real por su incorporación en el campo y que la solución pasa por reducir la burocracia y el tiempo para percibir las ayudas. Así, Asaja añade que las subvenciones llegan después de que el joven agricultor haya hecho una inversión considerable para comenzar su actividad y eso se suele alargar en el tiempo hasta los tres años.

“Te tiene que tocar la lotería para reunir todos los requisitos que te exigen”, prosigue Francisco González, y “si después de tirarte un año buscando papeles consigues que te den la subvención, luego tienes que esperar dos o tres años para recibir el dinero”, algo que dificulta enormemente la continuidad de las explotaciones cuando los precios del mercado hace que muchas no sean rentables. “Antes, de una parcela comía una familia, pero ahora eso es impensable”, concluye este joven agricultor de la Vega del Guadalquivir.

Esta percepción de los productores se confirma con el dato de que tan solo el 3,4% de los beneficiarios de las ayudas directas de la Política Agraria Común (PAC) tiene menos de 35 años, mientras el 40,57 % de los perceptores tienen 65 años o más. Así, las Juventudes Agrarias COAG Andalucía decidieron hacerse oír y esta semana celebraron una concentración ante el Ministerio de Agricultura para hacerle llegar al ministro del ramo, Miguel Arias Cañete, a los consejeros de Agricultura de las comunidades autónomas y al Comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, una serie de propuestas en referencia a la aplicación de la reforma de la PAC en España -que se aprobará hoy y mañana- que faciliten la incorporación de los jóvenes al campo.

Entre estas medidas se encuentra que sean los agricultores activos los que realmente perciban las ayudas directas y que las administraciones mejoren aspectos relacionadas con estas medidas de apoyo, tales como la agilización, reducción y simplificación de la burocracia.

Además, COAG rechaza la implantación del nuevo modelo de ayudas desacopladas sobre la base de referencias históricas, ya que se cerraría la puerta a los agricultores jóvenes que no hayan percibido ayudas en los últimos años y piden que en la nueva Programación de Desarrollo Rural 2014-2020, las administraciones incluyan como prioritaria la medida de apoyo a la instalación de agricultores jóvenes en todo el territorio del Estado. En este sentido, desde el Ministerio de Agricultura confirmaron a Cordobagraria.es que su voluntad es agotar todo el techo presupuestario de la PAC para facilitar la incorporación de los jóvenes al mundo rural ya que desde el Gobierno siempre se ha apoyado a este colectivo.

Asaja Córdoba señala en este sentido que, por primera vez, dentro de las ayudas directas se contemplarán subvenciones para los jóvenes agricultores y ganaderos, algo que el sector necesita con urgencia “porque no hay traspaso generacional en la agricultura cordobesa”, concluyó. En cualquier caso, ese relevo sigue siendo una de las asignaturas del sector.

Archivado en: Agricultura, Desarrollo Rural

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum