Comentarios desactivados

El Gobierno baraja ampliar la adaptación del paquete lácteo a petición de los ganaderos

Un grupo de vacas comen en una explotación de Los Pedroches

Un grupo de vacas comen en una explotación de Los Pedroches

A escasos días del final de las cuotas lácteas, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) baraja ampliar el período de adaptación al nuevo paquete lácteo ante la petición que le han hecho los productores a la ministra, Isabel García Tejerina, para que se prorrogue en un mes el cierre de los nuevos contratos con la industria. Tras un encuentro mantenido con representantes de la Organización Interprofesional Láctea (Inlac), las organizaciones agrarias, Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias, la ministra ha insistido en que el Gobierno estudiará cómo puede darle forma normativa a esta demanda del sector ganadero.

Una demanda que nace algo de dos semanas después de que el Consejo de Ministros aprobase el nuevo Real Decreto -conocido como paquete lácteo- con medidas para mejorar las relaciones comerciales en la cadena de valor de este sector, incluyendo como novedad principal la obligatoriedad de los contratos a un año entre ganaderos e industria.

El objetivo será dar “un plazo añadido” para que el cierre de los primeros contratos bajo esta normativa “se hagan debidamente y cumplan con los fines perseguidos”. Según la ministra, el “paquete lácteo” sirve como herramienta de “regulación de mercado” y “sustituye de alguna forma” al régimen de cuotas lácteas, que finaliza el 31 de marzo. Se trata de una normativa que “establece la posibilidad” de que los ganaderos se constituyan en Organizaciones de Productores (OPs) más potentes. En ese sentido, ha informado de que la legislación comunitaria permite que un país como España pueda tener únicamente cuatro OPs operativas que integren a todos los ganaderos, un nivel de integración que les dotaría de una capacidad “muy importante” de negociación frente a la industria.

En el encuentro también se abordó el fin del sistema de cuotas lácteas, que supondrá un “cambio importante de escenario” para el que el Gobierno lleva trabajando desde hace tres años con la adopción y negociación de un conjunto de medidas que García Tejerina enumeró.

Entre ellas, la reforma de la PAC, medidas de reducciones fiscales al lácteo -como las aprobadas en 2013-, la flexibilización del sistema de cuotas, el propio paquete lácteo, campañas de promoción -como la lanzada con el logotipo Producto Lácteo Sostenible PLS-, y facilitar información periódica sobre producciones, precios, costes y censos, entre otros. Asimismo, recordó que España se mantendrá próxima a su cuota asignada para esta última campaña, esperando que la variación respecto al límite establecido ronde un incremento o un descenso del 1 %.

El presidente de Inlac y responsable de Ganadería en Asaja, Ramón Artime, señaló que el fin de las cuotas supone un “cambio cultural total” en las relaciones comprador-vendedor y ha pedido a la industria que “vaya haciendo los deberes” porque “ya es hora de dejar de quejarse y de tener un dominio sobre el productor”. Destacó que las herramientas son “muy adecuadas” para dichas relaciones comerciales y “tenemos que aplaudirlas”.

No obstante, reconoció que les espera un año “muy difícil y complicado” porque ponerlas en marcha “costará mucho” ya que “una de las partes” -en referencia a la industria- “no quiere cambiar las relaciones porque está muy bien como está ahora”.

Desde COAG, su secretario general, Miguel Blanco, ha valorado el “paquete lácteo” por incorporar “aspectos muy positivos” como el contrato obligatorio y “algo fundamental”, como es el permiso para que la Agencia de Información y Control Alimentarios (Aica) pueda abrir expedientes sancionadores por incumplimientos en las relaciones comerciales.

Blanco relató que su organización está “muy preocupada” por la actitud de la industria ante un momento coyuntural “muy difícil” y ha pedido que todo el sector -desde la producción a la distribución- establezca “puntos estratégicos de acuerdos” en sus transacciones “porque si no, el sector más débil, el ganadero, puede sufrir consecuencias como la desaparición de explotaciones”.

Sobre este asunto, el responsable de Ganadería de UPA, Román Santaella, señaló la conveniencia de que en el mes de abril se abra una negociación colectiva entre las partes para llegar a acuerdos de comercio. Además, pidió a la ministra un plan estratégico del lácteo que permita “reconquistar” el mercado interno y potenciar su presencia en los internacionales.

Archivado en: Ganadería, Industrias agroalimentarias, Sector lácteo

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum