Comentarios desactivados

El agricultor podrá recibir ayudas de hasta el 40% de lo invertido

Unas vacas comen en un explotación ganadera de Los Pedroches

Unas vacas comen en un explotación ganadera de Los Pedroches

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía ultima una Orden a la modernización exprés de estructuras agrarias que incluirá ayudas que podrán alcanzar hasta el 40% de la inversión auxiliable, sumando un 10% más en caso de ser joven agricultor o ganadero y otro 10% si la explotación está localizada en zona desfavorecida.

Actualmente, la Orden -que está previsto que vea la luz el próximo mes de abril- se encuentra en fase de borrador, según informaron fuentes de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, COAG Andalucía, colectivo que trabaja en la mejora de dicho borrador.

Según indicaron las mismas fuentes, la Orden de modernización, está destinada a que agricultores y ganaderos puedan modernizar sus estructuras agrarias de invernaderos o naves ganaderas y mejorar los sistemas de riego, y también permite la adquisición de tractores y maquinaria.

“El borrador está en proceso de alegaciones y COAG trabaja para que los apoyos se adapten al máximo a las necesidades del sector y que el presupuesto disponible (25 millones de euros con opción de ampliación) llegue al mayor número de agricultores y ganaderos posible”, resaltaron desde la organización agraria. COAG Andalucía recuerda que se trata de una Orden “que esta organización agraria viene reclamando desde hace años, por lo que valoramos de forma positiva que finalmente la Consejería haya atendido nuestras reivindicaciones. Esta organización agraria considera que estas ayudas contribuirán a que los jóvenes se animen a tomar el relevo generacional en el campo”.

Esta Orden llegará después de que el último censo agrario -difundido por el Instituto Nacional de Estadística- revelase que el número de explotaciones agrícolas de la provincia de Córdoba se redujo un 26% durante la pasada década, un descenso mayor al registrado en todo el territorio español -un 22%-, e inferior al que se dio en toda la geografía andaluza -un 34%-.  Asimismo, un informe realizado en el mismo sentido por el servicio de estudios de Unicaja insistía en que, en la última década -último censo disponible- las explotaciones agrarias han pasado de 48.589 a 36.557 en Córdoba. Como consecuencia, también ha disminuido la superficie dedicada a las actividades agrarias, aunque en menor medida, un 12%. Según este informe, la provincia cordobesa contaba al cierre de 2009 con 844.079 hectáreas dedicadas a la actividad agraria frente a las 967.436 de hace diez años.

Esta Orden también llega en un momento en el que el relevo generacional continúa siendo la asignatura pendiente del campo cordobés. “El hijo de un agricultor ve las penurias que pasa su padre y no quiere campo”, cuenta Francisco González, un productor de naranjas del Valle del Guadalquivir. Esta frase, dicha aparentemente como si tal cosa, resume la esencia de lo que está ocurriendo en el campo cordobés y, por extensión, en el andaluz. Los jóvenes representan una pequeña parte de los agricultores y ganaderos y aunque hay voluntad manifiesta de que muchos quieran iniciar su actividad en el sector, no pueden porque encuentran muchas dificultades para hacerlo.

La alta tasa de paro juvenil hace que muchos jóvenes se hayan planteado seriamente iniciar su actividad laboral en el campo, alentados, además, por la falta de alternativas en las zonas rurales y el potencial de crecimiento del sector agroalimentario español. De hecho, “se está dando una situación sin precedentes en el sector: en el periodo 2012-2013 las solicitudes de incorporación de jóvenes al sector agrario se han incrementado un 79%”, explican desde COAG Andalucía. Según esta organización agraria, en la provincia de Córdoba tan solo el 5,8% de las explotaciones está en manos de agricultores menores de 35 años. El 55% las llevan mayores de 55 y el 38% de las mismas las dirigen personas de más de 65 años. La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba explica que la falta de jóvenes en el medio rural se debe a que ninguna Administración ha hecho una apuesta firme y real por su incorporación en el campo y que la solución pasa por reducir la burocracia y el tiempo para percibir las ayudas. Así, Asaja añade que las subvenciones llegan después de que el joven agricultor haya hecho una inversión considerable para comenzar su actividad y eso se suele alargar en el tiempo hasta los tres años.

Archivado en: Agricultura, Ayudas, Ganadería

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum