Comentarios desactivados

Córdoba acapara ya el 55% de la producción lechera andaluza

Detalle de una explotación de vacuno de leche en Los Pedroches

Detalle de una explotación de vacuno de leche en Los Pedroches

Córdoba afronta la desaparición de las cuotas lácteas -un régimen que finalizará el 31 de marzo de 2015- cuando su producción de vacuno lechero supone ya el 55% de la producción andaluza, según el último censo elaborado por la Consejería de Agricultura. Este porcentaje supone casi un 20% más que en 2004; ese año, la producción cordobesa era el 36,26% de la andaluza. En concreto, las principales provincias productoras de leche en Andalucía son Córdoba, especialmente el Valle de los Pedroches, con 246 millones de kilos; Sevilla, con 65 millones; Cádiz, con 51 millones, y Granada, con 40 millones de kilos. Además, el censo de vacas y la producción lechera se concentra principalmente en las comarcas agrarias de Los Pedroches, Campiña de Sevilla, Jerez (Cádiz), Antequera (Málaga) y zonas de la Campiña de Jaén. En este caso, Córdoba es también la provincia de mayor relevancia, con el 52% del censo de vacas y de novillas de leche. Hace diez años ese porcentaje cordobés dentro respecto al total andaluz era del 39,28%.

Hace unos días, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, destacó la supresión del régimen de cuotas, como uno de los principales retos a los que se enfrenta el sector lácteo. Recordó que la aplicación del sistema de cuotas ha venido acompañado de un proceso de intensa reestructuración del sector, “lo que ha supuesto una reducción significativa del número de explotaciones y un incremento de su dimensión”. Un proceso “duro y costoso” que, según el secretario general, “nos ha permitido llegar con un sector mejor dimensionado y más competitivo”, con mejores posibilidades de afrontar este inminente proceso de liberalización del sector en un marco más globalizado.

Tanto es así que la tipología de las explotaciones que hay en Córdoba es el resultado de esa profunda reestructuración sufrida por el sector en los últimos años, en los que se ha producido un drástico descenso en el número de ellas. Andalucía contaba con 2.435 en la campaña 1998-1999, mientras que en la actualidad existen 719 explotaciones de vacuno de leche activas -unas 450 en Córdoba- que se reparten un censo de 96.636 animales con una cuota de producción de leche de 443,7 millones de kilos. Es más, en España en los últimos 18 años han desaparecido 23.281 productores lo que representa 17% del censo, a pesar de este enorme descenso la cuota de producción se ha mantenido en 6.648 toneladas.

En esta preparación para la desaparición del régimen de cuotas varias han sido las causas que han acabado por mermar al sector, como por ejemplo el precio de la leche cruda pagada en origen -ese precio se multiplica en la actualidad hasta ser un 145% mayor en destino-, la mano de obra insuficiente o el relevo generacional. No obstante, el principal caballo de batalla ha sido y es la manera de determinar y garantizar un umbral de rentabilidad para las explotaciones. Mantener una explotación tipo supone, por ejemplo, dedicar más del 55% a gastos a alimentación.

El régimen de cuotas del sector lácteo está concebido como un método para desincentivar los incrementos en la producción, reequilibrar la oferta demanda y eliminar los excedentes. Se comenzó a aplicar en 1984, y tras la reforma de la OCM en 1999 el sistema se ha prorrogado hasta 2015. En esencia, este sistema, que en España empezó a aplicarse en la campaña 1993-1994, consiste en el establecimiento para cada productor de una cantidad de referencia o cuota de producción. Existe una Reserva Nacional con la finalidad de disponer de un fondo de cuotas que facilite cantidades adicionales a los productores. Se constituye con las cantidades liberadas en los programas de abandono voluntarios y en los programas de reestructuración.

La aplicación del sistema resulta bastante compleja. En un primera etapa se parte del establecimiento, a partir de la producción de un año base, de cuotas nacionales, un para la cantidad entregada a las industrias y otra para la leche de venta directa. Posteriormente cada país distribuye estas cantidades entre ganaderos e industrias.

Si la producción de leche supera dicha cantidad, el productor está obligado a pagar por el excedente una especie de impuesto o sobre tasa igual al 115% del precio indicativo. Existe también una penalización por excedente del porcentaje de grasa contenido en la leche si supera el 3,7%. Para ajustar la producción real a la cuota asignada se han producido varios abandonos de la producción incentivados a lo largo de los años así como ciertos incrementos de cuota.

Hace sólo unas semanas, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) alertó de que la eliminación del sistema de cuotas a partir de 2015 supondrá un aumento de la producción de leche en la Unión Europea (UE) por encima del 5% y una reducción de los precios del 10%. En el caso español, la reducción de los precios al ganadero rondaría entre el 20% y el 30%, según se desprende del estudio realizado por el departamento de ganadería de COAG, que señala que la desaparición de las cuotas traerá consigo un significativo incremento de la producción en algunos estados miembros de la UE.

Archivado en: Ganadería, Sector lácteo

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum