Comentarios desactivados

Cooperativas alerta de que el Sigpac reducirá un 60% las ayudas

Unos cerdos salen de una finca en una zona de dehesa del Valle de Los Pedroches.

Unos cerdos salen de una finca en una zona de dehesa del Valle de Los Pedroches.

Cooperativas Agroalimentarias ha alertado de que la revisión del coeficiente de admisibilidad de pastos (CAP) para el Sistema de Información Geográfica de Identificación de Parcelas Agrícolas (Sigpac) en Andalucía -que servirá de base para esta campaña de solicitud de la Política Agraria Común (PAC)-, puede suponer un descenso de hasta el 60% en las ayudas y cuantiosas pérdidas a los productores de la dehesa ecológica. Por ello, Cooperativas Agroalimentarias ha remitido una carta a la consejera de Agricultura, Elena Víboras, mostrando su rechazo al CAP fijado, “el cual se basa en premisas erróneas y no tiene en cuenta la singularidad y heterogeneidad de las dehesas”. Asimismo, la federación ha insistido en que la aplicación de este coeficiente en el cálculo de la prima ecológica provocará una disminución drástica en las ayudas y ha instado a dotar presupuestariamente la línea agroambiental de apoyo a la ganadería extensiva, recogida en el Plan de Desarrollo Rural (PDR) 2015-2020.

En opinión de esta federación, el nuevo CAP deriva de la aplicación de un método de cálculo que considera al arbolado y el matorral factores limitantes para la accesibilidad al pasto, sin tener en cuenta la calidad del existente bajo la cubierta arbórea, así como el aprovechamiento de frutos y el ramoneo. “Obvia, por tanto, una realidad tan heterogénea que no puede ni debe ajustarse a un modelo matemático y no aplica el artículo tres del Real Decreto 1075/2014, en el que se invita a tener en cuenta las características específicas de determinados sistemas agrosilvopastorales tradicionales de alto valor ecológico, económico y social, como la dehesa, a la hora de fijar el coeficiente”, relatan desde el colectivo de cooperativas.

Asimismo, la federación destaca que la adopción del coeficiente de minoriación del 0,8 por parte de la Consejería de Agricultura, aplicado a toda la cubierta arbórea por igual, con independencia de si se trata o no de una dehesa, conllevará una importantísima pérdida de ayudas para el sector de la ganadería extensiva, la cual se verá agravada en el caso de la ecológica. Según las medidas para la ganadería ecológica incluidas en el PDR 2015-2020, la cuantía de esta subvención será el resultado de multiplicar la superficie máxima admisible por el coeficiente de admisibilidad de pastos, lo que, según datos de Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía, “puede suponer un descenso de hasta el 60% en las ayudas y cuantiosas pérdidas a los productores de la dehesa ecológica”, recalcaron.

Para empeorar más aún la situación, la federación alerta de que, en la convocatoria de ayudas para 2015, la medida agroambiental, recogida en el borrador de PDR y destinada a conservación y mejora de pastos en sistemas de producción de ganadería extensiva, carece de presupuesto, “por lo que, dada la situación, solicita que se reconsidere y se destine una cuantía económica acorde con la importancia que la dehesa tiene en la Comunidad Autónoma de Andalucía, donde se concentra, con 1,2 millones de hectáreas, el 50% de la superficie española”. A fin de subsanar “este grave error con considerables repercusiones para el mantenimiento de la ganadería extensiva y, especialmente la ecológica”, Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía se ha puesto a disposición de la Consejería y el Ministerio de Agricultura, “al objeto de demostrar in situ a la Comisión Europea la gran biodiversidad y heterogeneidad por la que se caracterizan los ecosistemas de la dehesa y la función básica ejercida por los ganaderos, en su mantenimiento y sostenibilidad, garantizando su futuro”.

Tal y como ya adelantó cordobagraria.es, un informe de la Universidad de Córdoba (UCO), encargado por Asaja, revela que la Orden por la que se regula el procedimiento para el mantenimiento del Sigpac -actualmente en proceso de borrador- perjudicaría seriamente a las zonas de dehesa en lo que a percepción de ayudas europeas se refiere. Concretamente, ese informe concluye que “el factor de estructura vegetativa propuesto incurre en un gravísimo error de concepto al asumir que la presencia del árbol impide el crecimiento del pasto y no aporta alimento”. Tesis que la UCO sostiene sentenciando que en las dehesas el árbol favorece el crecimiento de la vegetación herbácea bajo su copa; produce bellotas, aproximadamente entre ocho y 14 kilos por árbol al año; y proporciona pastos arbóreo, unos cuatro kilos y medio por árbol al año. El documento elaborado por la UCO insiste por tanto, en que “con este error de cálculo no solo no se reconoce el efecto favorecedor del árbol sobre la producción forrajera si no que, además, se penalizan aquellas dehesas mejor conservadas”. Por todo ello, Asaja está convencida de que la norma dañaría gravemente a un ecosistema que en Córdoba se extiende por unas 453.000 hectáreas. De esta cantidad, más de 374.000 hectáreas son dehesas propiamente dichas y las otras 78.000 son de dehesa potencial o matorralizada.

Archivado en: Ayudas, Política Agraria

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum