Comentarios desactivados

La campaña de la fruta de hueso amenazada por los precios

Campaña de nectarinos en el Valle del Guadalquivir.

Campaña de nectarinos en el Valle del Guadalquivir.

Los agricultores cordobeses han comenzado la campaña de la fruta de hueso con cierto temor a que el mercado no responda como debiera a un producto de excelente calidad y que, por sus peculiares condicionantes de recolección, necesita ser vendido en el momento óptimo de maduración en el árbol, sin que se pueda especular con él mientras se espera un alza de la cotización, ya que se estropearía.

La comarca de la Vega del Guadalquivir y las proximidades de Córdoba capital son las zonas de producción por excelencia de este tipo de fruta que, a pesar de todo, no es uno de los principales cultivos de la provincia, con unas 255 hectáreas de nectarinos, 177 de ciruelos y 145 de melocotoneros, si bien estos datos son superiores, porque no es obligatorio que estén censadas, según explicaron fuentes de la Delegación de Agricultura de la Junta de Andalucía en Córdoba.

Así, los productores de la zona de Palma del Río, con la campaña recién iniciada, ya han declarado que, “desgraciadamente, las perspectivas no son, en absoluto, halagüeñas este año”, ya que hay mucha oferta y el mercado todavía no demanda.

Esta circunstancia tendría relativa importancia en otro tipo de cultivo, pero en el caso de las frutas de hueso le perjudica seriamente porque, una vez que maduran de forma natural, hay pocas horas por delante para ofrecerlas al precio que en ese momento establezca el mercado.

En este sentido, los mismos agricultores informan de que las cotizaciones, a día de hoy, “están descaradamente por debajo” de las de la campaña anterior, en un mercado “que es incapaz de digerir toda la oferta de la zona”, ligeramente superior a la de otros años.

Por otra parte, hay productores que se muestran ciertamente optimistas en esta campaña recién iniciada puesto que, a diferencia del año pasado, la fruta de hueso presenta mayor calidad y calibre, algo que, a su juicio, pagan los mercados. Además, el consumo de naranja ha bajado de una forma notable y los consumidores ya piden fruta fresca y de temporada.

Aun así, estos productores más optimistas contemplan la posibilidad de que, a finales de mayo, los precios se resientan respecto al año pasado, cuando, por ejemplo, se llegó a pagar entre 0,75 y 0,90 euros por un kilo de nectarinas y 10 céntimos menos por la misma cantidad de melocotones.

De todas formas, con toda la campaña por delante, habría que confiar en que en la Vega del Guadalquivir se recojan, al menos, los cinco millones de kilos de fruta del año pasado.

“El cultivo de la fruta de hueso es caro, hasta cierto punto complicado, y los mercados muchas veces no responden proporcionalmente a la inversión realizada”, según explicó en plena campaña anterior José María Onetti, uno de los productores de la zona y propietario del cortijo El Tito, en Palma del Río, que suele dar trabajo a 80 personas diariamente en plena época de recogida.

“A veces pienso que estoy loco” por apostar por este tipo de fruta, y más cuando en Sevilla en los últimos años ya han eliminado 25.000 hectáreas de fruta de hueso, indicó este productor.

Las razones para que, en ocasiones, los productores de fruta de hueso caigan en el desánimo son muchas, pero la principal es que, antes de que el producto llegue al almacén para su tratamiento y comercialización, ya han tenido que invertir “un dineral” en cada hectárea, como mínimo entre 10.000 y 12.000 euros, porque los tratamientos para la fruta de hueso son muy caros, dado que su piel es muy delicada, y porque hay que aclarear -descargar el árbol de fruta para que crezcan las que quedan- antes de comenzar la cogida, lo que supone más jornales adicionales, indicó este productor palmeño.

Además, una vez que, por ejemplo, la nectarina o el melocotón empiezan a madurar en el árbol, hay un margen de dos o tres días para recogerlos y cualquier contratiempo o dos jornales seguidos de lluvia pueden dar al traste con el trabajo de todo un año.

Archivado en: Agricultura, Industrias agroalimentarias

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum