Comentarios desactivados

Asaja teme la desaparición de las agro comunidades de bienes

Una máquina realiza labores de siega

Una máquina realiza labores de siega

El 28 de noviembre de 2014 una nota del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) referente a publicación de la Reforma Fiscal decía lo siguiente: “La reforma fiscal tiene en consideración las características específicas del sector agroalimentario”. Desgranando el proyecto de Código Mercantil y concordándolo con las leyes aprobadas que eran objeto de ese titular, Asaja Córdoba concluye que la conjunción de esas normas acabarían con las figuras de atribución de rentas en la agricultura, como son las comunidades de bienes y sociedades civiles.

Esta organización agraria insiste en que “si ponemos en relación el artículo 7 párrafo b) de la Ley del Impuesto de Sociedades y la Exposición de Motivos del Proyecto de Reforma del Código Mercantil y mas adelante con su artículo 2, el resultado final será la desaparición súbita de las Sociedades Civiles creadas en el ámbito agropecuario. Y es que el referido artículo 7 de la Ley del Impuesto de Sociedades establece que serán contribuyentes por dicha Ley las Sociedades Civiles que tengan un objeto mercantil. Hasta ahí todo bien, nuestro problema está en que el Proyecto de Código Mercantil establece como novedad el que la actividad agrícola se considerara objeto mercantil. Por consiguiente, las sociedades Civiles de carácter agrario dejarían de tributar por el régimen de atribución de rentas y lo harían en su lugar por el  tipo del Impuesto de Sociedades que al ser bastante más gravoso sin duda las llevara en corto plazo a su disolución”.

Asaja Córdoba puntualiza que la actividad agraria hoy en día requiere la búsqueda de economías de escala, la integración de la propiedad y su gestión en común. El procedimiento más sencillo, poco gravoso, fácil de constituir y disolver, gestionables sin las dificultades de las sociedades anónimas y limitadas lo son las sociedades civiles,  muy comunes en el sector agropecuario.  ”En definitiva, si se consumase este proceso legislativo será en lo sucesivo mas difícil para un agricultor o ganadero comprar más barato y vender más caro, pues sin duda se producirá un proceso de disolución de este tipo de sociedades y consecuentemente la división de propiedades puestas en común para su explotación”, matizan desde la organización agraria.

“Este es el lado oscuro de las nuevas normas fiscales que solo tienen que esperar la aprobación de un Código Mercantil que contenga un precepto como el aludido más arriba para dar al traste con el proceso e integración de la propiedad”, concluyen.

 

Archivado en: Agricultura, Ganadería

Artículos recientes

¡Comparte este artículo!

© 2014 Cordobagraria. Todos los derechos reservados | All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Sitio web desarrollado por Modum